Nociones básicas de contabilidad

Como emprendedor es básico que tengas unos conocimientos mínimos de contabilidad para llevar el día a día sin que te suene a “chino”. Tanto si tú mismo te encargas de la contabilidad como si contratas los servicios de una gestoría o si tienes en plantilla a un contable, este artículo te interesa.

Cualquier empresa maneja información contable y financiera importante que debe ser recogida a través de la contabilidad.

¿Qué es la contabilidad?

La contabilidad es un sistema de registro, clasificación y análisis de todas las transacciones y operaciones que lleva la empresa.

Las dos normas básicas que establecen las reglas por las que se rige la contabilidad son:

contabilidad

Las cuentas contables

Las cuentas contables son el instrumento clave de la contabilidad. Podríamos decir que cada cuenta es como un cajón donde se van clasificando todos los movimientos de la empresa.

Existen 3 cuentas contables genéricas:

  1. Cuentas de Activo. Recogen, como su propio nombre indica, los activos de la empresa, bienes y derechos. Representan en que se ha invertido como mobiliario, equipo informático, locales, terrenos, maquinaria, acciones…
  2. Cuentas de Pasivo. Recogen las deudas y obligaciones. Representan las fuentes de financiación ajenas como las deudas con entidades de crédito, dinero que se debe a proveedores…
  3. Cuentas de Gestión. Son aquellas que se utilizan para contabilizar los ingresos y gastos del ejercicio.

La estructura de las cuentas contables

La tarea de efectuar el registro de la información económica y financiera se realiza a través de los libros contables. Hay 3 libros contables:

  • Libro Diario recoge los asientos que son todas las operaciones diarias que no superan plazos de tiempo superiores a un mes.
  • Libro Mayor recoge todas las cuentas de la empresa. Este libro es indispensable para conocer la situación de cada elemento patrimonial.
  • Inventarios y cuentas anuales. Obligatorio para cualquier empresa, recoge los inventario, balances y cuentas anuales.

Las cuentas anuales son:

  • El balance separa el activo del neto y pasivo de la empresa.
  • La cuenta de pérdidas y ganancias recoge el resultado del ejercicio: gastos e ingresos.
  • La memoria describe la información de las cuentas contables y de la empresa en general: actividad de la empresa, declaración de que las cuentas arrojan una imagen fiel, como se aplican los resultados obtenidos, que normas se utilizan para el registro y la valoración de las cuentas, explicación de los fondos, situación fiscal de la empresa, etc.

El balance de situación sirve para conocer la salud económica financiera con la que cuenta la empresa y así definir los objetivos económicos y la toma de decisiones. El balance de situación es una fotografía del patrimonio en un momento determinado.

Es importante saber interpretar mínimamente las cuentas anuales de nuestra empresa para tomar decisiones correctas.

Un método útil para ello es conocer algunos ratios que nos pueden indicar datos importantes como la solvencia, la liquidez, el endeudamiento, la disponibilidad… existen muchos más pero hoy os voy dejar 4 ratios básicos y como interpretarlos de forma correcta.

Partiendo del balance podemos calcular:

  • Solvencia = Activo / Pasivo. Debe ser > 1. Mayor a 1 significa que la empresa tiene garantías hacia terceros. Si es menor, que no se cuenta con suficientes bienes y derechos para cumplir con las obligaciones adquiridas. Esta situación se conoce como quiera técnica.
  • Liquidez = Activo corriente / Pasivo corriente. Debe ser > 1. Un valor aceptable es a aquel que se encuentra entre 1.5 y 1.9. Menor que 1 significa que está cerca de la suspensión de pagos, y necesitará vender activo fijo para hacer frente a las deudas. Si es mayor que 2 significa que tiene exceso de capitales, y por tanto, menor rentabilidad financiera.
  • Endeudamiento = Pasivo / Neto. Este valor tiene que estar entre 0.5 y 1.5. Entre estos valores es aceptable. A partir de 1.5 es preocupante, Cuanto menor sea este valor, más bajo es el grado de endeudamiento.
  • Disponibilidad = Disponible / Pasivo corriente. El valor tiene que estar en torno al 0.3. Un valor muy bajo indica que puede haber problemas para hacer frente a pagos. Muy alto, que hay exceso de efectivo, lo que puede significar que se desaprovechan recursos.

Son solo unos conceptos básicos, pero pueden servir para ver una pincelada de la situación económica y financiera de la empresa. Si quieres saber más en próximos días ampliaremos como interpretar ratios útiles para conocer la salud de tu empresa.

Si este artículo te ha resultado interesante te invito a leer sobre recursos financieros.

Silvia Caravantes.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.